jueves, 26 de enero de 2017

Assassin´s Creed, la película


Llevaba tiempo enfriando esta entrada, pero creo que ya era el momento para soltarla. Hoy os doy mi opinión de la película de Assassins Creed porque, sí, también he caído en las garras cinematográficas de Ubisoft. Antes de que sigáis leyendo, tened en cuenta de que mis palabras destripan parte del argumento. Así pues, avisados quedáis para no seguir leyendo. 


Vayamos con cuestiones generales de la película. El protagonista,  tanto actual como asesino, es Michael Fassbender. Interpreta a un descendiente de Aguilar de Nerja, un asesino que vivió en España en la época de la Inquisición. Sí,  Assassins Creed llega a España. Por fin. Ya era hora. La rica historia española merecía ser foco de atención de los asesinos. Me habría gustado que fuese en videojuego, pero algo es algo.

Si os digo la verdad, la parte de los recuerdos de Aguilar se me ha quedado en poca cosa. Es evidente que en una película no podemos esperar el desarrollo de un videojuego en cuanto a la trama histórica, pero se habría agradecido más Animus y menos actualidad. Por supuesto, esto se debe a la necesidad de poner en contexto al espectador. Había que explicar qué es el Animus, qué es Abstergo, de dónde viene Callum... Tal vez eso lo habría hecho mejor Peter Jackson: dos horas de presentación, media de película, y trilogía al canto.... Pero bueno, menos da una piedra.

Si habéis visto los trailers de la película, os habréis dado cuenta de que el Animus no es una camilla precisamente. Esta licencia permite más espectacularidad, y creo que es más acorde a una película. El Animus tipo camilla se habría quedado soso. Es de agradecer que hayan trasladado elementos que para todo fan de la saga son reconocibles: la mutilación del dedo para la cuchilla, aunque enfrentrada al avance de diseño del que disfruta Ezio, es uno de esos ejemplos. Mi mujer se asustó en el cine, mientras que yo sonreí con la escena. La desincronización que sufre Callum y las escenas trepando y asesinando cumplen razonablemente la tarea de llevar el juego a la pantalla. Lo que más me chirrió fue el Fruto, por su tamaño.


Porque Abstergo quiere a Callum porque Aguilar tuvo el Fruto. Y eso se resuelve en esta película. Me sorprendió que los templarios se hiciesen ya con el Fruto. Salvo que Aguilar haya podido tener más contacto con otros fragmentos del Edén,  todo parece conducir a que las escenas de Aguilar en el pasado han tocado a su fin. Una opción para la continuidad histórica es seguir con descendientes de Aguilar, pero no sé si los tiros irán por ahí. Si os preocupais por lo de que los templarios tengan el Fruto,  no os preocupéis. Callum lo recupera y, de paso, forma una pequeña hermandad con otros asesinos que estaban en las instalaciones de Abstergo en Madrid,  cerca del Calderón, por cierto.

Voy llegando al final de mi exposición. El efecto sangrado aparece demasiado pronto en la película, y Callum adquiere rápidamente las habilidades que Desmond tardó más en tener. Nuevamente, sorprende que vayan así de rápidos pero los tiempos de una película son necesariamente más acelerados.

Cierro ya. Esperaba algo más de la película, que apunta a una continuidad que me parece menos atractiva por el aparente agotamiento de la historia de Aguilar. No sé si ha hecho justicia al juego, aunque tampoco es desdeñable el esfuerzo de adaptación. He disfrutado las escenas históricas, aunque me ha parecido todo muy apresurado, igual que cuando vi la película de Alatriste en el cince y las páginas del libro volaban por decenas cada minuto.